Gloria Reyes: “Es inconcebible una recuperación social y económica que no promueva la autonomía de la mujer en todas sus dimensiones”

La funcionaria habló sobre este y otros puntos durante su participación en la conferencia virtual “Mujer: Impacto Político y Socioeconómico” realizada por la Federación de Mujeres Empresarias (FEM).

SANTO DOMINGO, 11 de noviembre de 2021.- 

La directora de Progresando con Solidaridad (Prosoli), Gloria Reyes, reiteró que se hace necesaria la participación equitativa de la mujer para la recuperación económico y social de la nación a raíz de la crisis sanitaria y financiera provocada por la Covid-19, que ha azotado al país desde marzo del 2020.

La funcionaria habló sobre este y otros puntos durante su participación en la conferencia virtual “Mujer: Impacto Político y Socioeconómico” realizada por la Federación de Mujeres Empresarias (FEM).

Discurso integro:

Hoy quiero invitarles a mirar a la cara al ejercicio de participación de la mujer al que aspiramos desde nuestros estados. Les propongo echar un vistazo al quehacer social y político desde las transformaciones sociales que conseguimos impulsar.

Los últimos doce meses supusieron el mayor desafío jamás vivido por nuestra generación. La  crisis sanitaria y económica dejó al desnudo las diferencias existentes por género, condición social y niveles de vulnerabilidad.

Solo entre marzo y junio del 2020 la población considerada de clase media, que es la que recibe entre US$10 y US$50 al día, se redujo de 35 % a 29% y la población con ingresos vulnerables o en situación de pobreza, cuyos ingresos son inferiores a los US$10, llegó a representar el 70 %.

Es decir, hoy tenemos mucha más pobreza y mayor desigualdad. El escenario es similar en toda la región.

En base a las nuevas realidades, los organismos internacionales, academias y diversos sectores han insistido en la necesidad urgente de implementar políticas de intervención social desde una perspectiva de género. Es inconcebible una recuperación social y económica que no promueva la autonomía de la mujer en todas sus dimensiones.

El ocho de marzo representa las luchas de las mujeres por reconocimiento de derechos y la participación en espacios sociales, políticos y económicos. Desde aquellas primeras luchas hasta hoy, permanecen falsos paradigmas, techos de cristal y agentes de vulneración  por superar.

Por eso, desde el Estado dominicano existe un fuerte compromiso con la eliminación de estas brechas de desigualdad. Y como muestra del compromiso político con estas causas, el país ha asumido los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030; a través de la Estrategia Nacional de Desarrollo.

Con todo, nos encontramos lejos de alcanzar las metas  planteadas. Son muchas las  brechas que nos quedan todavía por cerrar.

Mientras mueran mujeres por violencia machista, abortos inseguros o falta de acceso a  condiciones de vida digna, quiere decir que estamos lejos del objetivo. No alcanzar las metas de los ODS significa que no hemos logrado reducir el sufrimiento humano.

Esta es la razón por la cual las Políticas de Protección Social que impulsamos desde Progresando con Solidaridad tienen un abordaje integral, orientado hacia los temas priorizados por la Agenda 2030. Hemos asumido que las políticas sociales constituyen un canal para la generación de autonomía de las familias y para garantizar que estas participen de la  generación de bienestar en sus comunidades.

Los  programas que impulsamos en PROSOLI responden a necesidades concretas de los hogares dominicanos.  Así, saber que 43 de cada cien mujeres encuestadas en comunidades vulnerables afirmaron que no trabajan por la responsabilidad de atender a sus hijos, evidencia la necesidad de un  sistema de cuidados.

En el marco del programa Supérate, estaremos impulsando este sistema nacional de cuidados. El objetivo es garantizar que las mujeres moneticen el trabajo que han venido realizando.

Asimismo, nos propusimos conectar con acciones a corto plazo para las/os jefes de familia. En ese sentido, estamos gestionando que puedan acceder al programa de ‘Inglés por Inmersión’ que ofrece el  MESCYT.

Mejorar la empleabilidad será una prioridad, por lo que se trabajará en conjunto con el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Infotep y otras instituciones para que los miembros beneficiarios de Supérate se inserten al mercado laboral.

En el ámbito rural se seguirá fortaleciendo el acompañamiento de los/as pequeños agricultores/as  y campesinos/as  dotándoles de los recursos necesarios para que de manera solidaria aumenten su producción y la coloquen a precios asequibles.

Firmamos  contratos con cadenas de abastecimiento alimenticio que les compran productos agrícolas a los integrantes de agricultura familiar. De este modo, garantizamos que sus producciones tengan salida y que los proyectos familiares sean sostenibles.

Y para mejorar la seguridad alimentaria de los hogares más golpeados por la pandemia, nos  mantenemos impulsando acciones coordinadas con otras entidades gubernamentales de protección social. El objetivo es cubrir todas las posibilidades para que ningún hogar quede sin recibir una respuesta eficaz y a tiempo.

Con ese fin, también estamos reforzando el Registro Único de Beneficiarios a través del SIUBEN. Buscamos que cada acción realizada en favor de las poblaciones vulnerables quede debidamente registrada: para medir el impacto de las políticas  implementadas, identificar las necesidades de la población y evitar las duplicidades de esfuerzos con otras entidades públicas.

Desde que asumimos esta gestión  nos quedó claro que la razón de ser principal de Prosoli es garantizar que las familias en condiciones vulnerables puedan ser autónomas. Por eso, cada proyecto o línea programática nuestra apunta a la generación de capacidades, gestión de oportunidades e incentivo a la productividad.

Como parte de este enfoque  están las graduaciones de familias que  salen exitosamente de los programas en los que participan. Igualmente, estamos promoviendo la comercialización de los productos de Manos Dominicanas en otras instituciones.

Un proyecto que nos tiene particularmente contentos-as es el Centro Gastronómico. En   alianza con empresas de hotelería y turismo estamos logrando que las y los beneficiarios reciban formación de primer nivel en las artes culinarias. Para un país que vive del turismo, esta es una deliciosa fuente de ingresos.

Ya les conté de cómo durante la pandemia se ampliaron los niveles de vulnerabilidad de las mujeres. De hecho, hay estudios que hablan de cómo incrementó la violencia de género.

En ese sentido, establecimos alianza con el ministerio de la Mujer, con el plan de trabajo integral VCM para impulsar acciones orientadas a  prevenir los episodios de violencia.

Amigas y amigos, son muchos los frentes que tienen que abordar la Protección Social. Entre tanto, se obtienen victorias que le dan un gran sentido a todas las luchas que impulsamos.

Uno de estos grandes logros alcanzados fue la eliminación del matrimonio infantil. Finalmente, luego de años de lucha, en la República Dominicana se prohibió por ley el matrimonio de menores de edad bajo cualquier circunstancia.

Y este logro lo  estamos complementando con las acciones que impulsamos desde la Mesa de Niñez y Adolescencia. Aquí estamos identificando nuevas formas de abordar el embarazo  de adolescentes, que es una de las debilidades que todavía nos queda por superar como nación.

Amigas y amigos, otro de los pilares de nuestra política social es el programa de transferencia monetaria condicionada. Con este, facilitamos un medio a las poblaciones que viven en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Dicho programa será Supérate a partir de mayo y permitirá, que los hogares beneficiarios reciban 1650 pesos mensuales, el doble de lo que recibían con el programa anterior. La meta es alcanzar el millón de hogares.

Supérate es mucho más que solo transferencia  monetaria. Se trata de una articulación de esfuerzos  que busca sacar a las familias de la pobreza extrema y moderada mediante la incorporación de los beneficiarios y beneficiarias al mercado de trabajo.

A la vez, se articula con otros programas de gobierno que busquen erradicar la pobreza estructural. Uno de estos es el proyecto Vivienda Feliz, el cual se ejecutará desde PROSOLI e impactará directamente a 60000 familias.

A partir de nuestra llegada al gobierno, supimos que tendríamos muchos desafíos por delante. Y conforme avanzamos en la búsqueda de soluciones integrales, se abren otros retos. Esa es la naturaleza de las políticas públicas, según Bardach.

Sin embargo, nos queda la satisfacción de que ya empezamos a  hacer transformaciones profundas en el modo de aplicar las políticas de protección social. Cada vez estamos más cerca de un sistema mucho más  inclusivo, equitativo e igualitario en la construcción de desarrollo.

Continuaremos impulsando acciones que garanticen la participación de hombres y mujeres en condiciones de igualdad. Aspiramos a que ninguna condición de vulnerabilidad  tienda barreras entre la persona y su autonomía.


Por: Prosoli Prensa
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *